El mal sueño de los poderosos o conversando con Gramsci

Todo parecía indicar que tendríamos que conformarnos con verlo desde afuera, tocar con nostalgia su fachada y hacer algunas fotos exteriores, pero el guardia de seguridad nos preguntó si queríamos entrar.

Anuncios