¿Qué nos ofrecen? Notas sobre la llamada izquierda crítica.

La solicitud presentada por la plataforma Archipiélago para realizar manifestaciones en diversos lugares del país ha sido denegada, así lo informaron varias autoridades municipales en días recientes. Luego, juristas de incuestionable prestigio han rebatido el argumento presentado por los organizadores de que el artículo 56 de la Constitución les ampara para convocar esas acciones, las que consideran ejercicio de sus derechos. Sin embargo, los promotores de la llamada marcha cívica por el cambio omiten los límites que describen los artículos 4 y 45 del propio texto, los que hacen ilícita esa manifestación por los objetivos que plantea. ¿Será que no tuvieron tiempo de leer el anteproyecto durante la consulta popular de 2018? Tampoco lo hicieron para ejercer su voto en el referéndum de hace dos años, en que el 86% de la población aprobó la nueva Carta Magna. Han pretendido utilizar de manera oportunista un artículo de la Constitución que han repudiado para atentar contra el propio orden constitucional.

Cuba en armas y la negativa norteamericana a su reconocimiento

A partir de la conveniencia de que Cuba fuera española, hasta tanto no pasara a ser norteamericana, EEUU no reconoció “nunca” la beligerancia del pueblo cubano.

La marcha y la mancha

Me gustaría participar en una marcha donde se reclame justicia social, respeto a los derechos humanos, condena a la represión, libertad de expresión, libertad para los presos políticos, fin de la pobreza, igualdad de oportunidades… En mi país se convocó a una para el próximo mes, pero veo que la convocatoria no valora esos conceptos de la misma manera en que los asumimos la mayoría de los cubanos (el 85.5 %), ni mide con la misma vara su posible violación. No voy a participar, pues más que marcha sería, para mi fuero interno, mancha.

¿Es Cuba un “misterio”?

A los que indaguen sobre ello, obviamente, es necesario dar una respuesta argumentada, razonada y basada en sólidos antecedentes. Si se hace por orden cronológico, es necesario remontarse a las recordadas glosas sobre el pensamiento martiano del líder comunista Julio Antonio Mella en la década del 20 del pasado siglo, cuando subrayó “la necesidad de investigar el misterio del programa ultra revolucionario de José Martí”.

A MODO DE PRESENTACIÓN Y DE HOMENAJE

Cumplo con estas palabras una solicitud de Rafael, Presidente de la AHS, quien conoce la relación que unió a Sergio con mi padre y mi familia y me pidió una presentación para este libro desde un enfoque personal. Se lo agradezco. Me obligó a escarbar entre las más lejanas remembranzas para volver sobre los pasajes de mi infancia que tuvieron algo que ver con el menor de los hermanos Saíz Montes de Oca y con la quemadura atroz que dejó en mí y en todos los que me rodeaban el doble asesinato del 13 de agosto de 1957.

Fines lícitos y pacíficos son categorías estrechamente relacionadas: Una opinión autorizada

El derecho a manifestarse, ciertamente es un derecho, regulado también en el nuevo texto constitucional de 2019 (Art.56), y su ejercicio debe ser con fines lícitos y pacíficos. Respecto a estos últimos, una breve reflexión.

«¿Qué hay que hacer?, ¡yo voy!»

Sobre los desafíos que enfrentan el Partido y su militancia, y también sobre su intensa vida de entrega que lo hizo acreedor del Título de Héroe de la República de Cuba, dialoga en esta tercera parte el Comandante José Ramón Machado Ventura

Notas sobre un español muy fresco

Cuando se habla del antimperialismo de José Martí, solemos remitirnos casi automáticamente a obras cardinales como Nuestra América y la Carta inconclusa a Manuel Mercado, conocida como su testamento político. Y tratamos de entender y divulgar el antimperialismo de Martí a través de estos textos maduros, relativamente breves, en los que se concretan los principales argumentos antiimperialistas del ideario martiano.

«La Revolución es lo que es, porque lo que se dijo se hizo»

Inconforme y rebelde, el joven médico José Ramón Machado Ventura subió a la Sierra Maestra. En las montañas, demostró sus cualidades como organizador al frente de los servicios médicos, y encontró en Raúl a un hermano y a un maestro. Como la Revolución misma, sus ideas y convicciones fueron madurando: de su radical antimperialismo y del contacto con el campesinado cubano, nació su militancia comunista

«Trabajar, trabajar y trabajar, ese fue el consejo de Fidel»

En vísperas del 8vo. Congreso, conversamos con el Comandante José Ramón Machado Ventura (Vueltas, 1930), miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundación en 1965, y de su Buró Político a partir de 1975; ministro de Salud Pública de 1960 a 1967 y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, de 2008 a 2013, así como Segundo Secretario del Partido desde 2011 hasta abril de 2021