A 60 años de Palabras a los intelectuales: vivir de sí y sudar la calentura

Las revoluciones en estado de ebullición precisan de un momento de meditación o, como diría Armando Hart, de un momento de filosofía. Y en la efervescencia del cambio o la fraguada transformación, los episodios épicos (lo son, en buena medida, por la carga emocional que desprenden) han de llevar consigo una especie de impulsión histórica sobre la que se sostienen. La Revolución cubana es verdadera porque ha sido intensa, ha devenido referente para los pueblos del mundo y los hombres que luchan por liberarse de los yugos, por proteger sus símbolos, por salvaguardar la identidad y asegurar, por el bien de los hijos y el porvenir, los valores que sustentan lo hilos de la Revolución.

El Quijote de América

Para entender la grandeza y magnitud de Fidel solo hay que revisitar su obra, hay que escuchar lo que piensa la gente sobre su legado, hay que analizar su huella en Cuba y en el mundo, sus aportes a la humanidad, a la causa de los pobres y de los humildes. Hay que comprender su capacidad de analista y su visión de futuro.

Por nuestra América, junto a Fidel, seguimos en pie de lucha

Nos convoca la historia, el deber generacional de continuar fundando, creando, haciendo patria y revolución en un contexto muy desafiante, en una hora convulsa y retadora; donde continuamos teniendo ansias de justica social para los pueblos, luchamos por la igualdad de derechos, y levantamos nuestras voces por el bien de la humanidad. Vivimos la hora del recuento y de la marcha unida, la de andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes, la de las luchas estudiantiles herederas de aquellas que han sido definitorias en el accionar de los estudiantes revolucionarios de la patria grande. Los estudiantes y los jóvenes históricamente han sido baluartes de las revoluciones porque han sabido por qué luchan, por qué salen al camino con la adarga revolucionaria al brazo, qué ideal defienden. Nos convoca la OCLAE (Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes) en su aniversario 55.

«Trabajar, trabajar y trabajar, ese fue el consejo de Fidel»

En vísperas del 8vo. Congreso, conversamos con el Comandante José Ramón Machado Ventura (Vueltas, 1930), miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundación en 1965, y de su Buró Político a partir de 1975; ministro de Salud Pública de 1960 a 1967 y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, de 2008 a 2013, así como Segundo Secretario del Partido desde 2011 hasta abril de 2021

Socialismo, Democracia Popular o Contrarrevolución.

Aún sin ser un estudioso, me precio de haber escuchado, leído o debatido los discursos, artículos y reflexiones de Fidel. En consecuencia, cada vez que algún acontecimiento de cualquier naturaleza, se presenta, que requiera análisis y comprensión, vuelvo a él, lo busco y encuentro la solución a mis preocupaciones o dudas, también el camino a seguir.

¿Revolucionarios?

Vuelvo sobre el tema de los «diversos» que dicen «amar» profundamente a Cuba, mientras que sus palabras e inacción para hacer algo verdaderamente útil y honesto por ella los desmienten, porque en las redes sociales suelen aparecer reclamando el calificativo de “revolucionarios”, y deseo contrastar su comportamiento con la conducta que debe asumir quien de verdad se sienta y actúe como tal.

Fidel y la cultura

Con el discurso pronunciado por Fidel el 22 de agosto de 1961, al cabo de cuatro jornadas de intensos debates en los salones del Hotel Habana Libre, concluyó el congreso fundador de la Uneac. Presidida por Nicolás Guillén, poeta de altos valores reconocidos por todos, la directiva de la institución mostraba un amplio carácter inclusivo. Congregaba pluralidad generacional junto a diversidad de tendencias estéticas y filosóficas, todo lo cual habría de ratificarse en su ejecutoria a través del catálogo de obras publicadas por Ediciones Unión y del perfil múltiple de las revistas Unión y La Gaceta de Cuba, que entonces se dieron a conocer. Ambas publicaciones acogieron, además, algunas de las más importantes polémicas que animaron los años 60 del pasado siglo.

Un sinsentido en tiempo de pandemia

El líder histórico de la revolución cubana expresó en noviembre de 2005 en la Universidad de La Habana, “Cada palabra que se pronuncie hay que pensarla”, y eso deberían hacer algunos antes de lanzarse a hacer exigencias o pedidos que nada aportan en una coyuntura tan difícil como la que atraviesa Cuba, la cual tratan de aprovechar nuestros adversarios para dar el jaque mate a la Revolución, los cuales buscan opiniones o posicionamientos que, puedan ser manipulados o reinterpretados para utilizarlos en función de sus intereses. Por eso en estos momentos la critica debe ser como señalará Fidel responsable, para no abrirle las puertas a la ponzoña enemiga.

El cambio climático y los retos impostergables

La advertencia lanzada por el líder de la Revolución cubana toma forma hoy cuando se encuentren en una Cumbre Climática virtual, líderes de cerca de 40 naciones los días 22 y 23 de abril para abordar el asunto: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”. Fidel Castro (1992) La convocatoria lanzada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pudiera contribuir a diseñar, acelerar y profundizar las acciones globales tendentes a reducir la contaminación provocada por quien cava su propia sepultura, el hombre.

Despedida de Raúl Castro, ¿sobrevivirá Cuba al final de la era Castro?

El 16 de abril Raúl Castro dimite como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. La generación histórica cederá entonces el sitio a una nueva joven guardia. ¿Debemos precipitarnos a Cuba antes de que todo cambie? Marc Vandepitte, experto en asuntos cubanos, habla de la vida de Raúl y del futuro sin él.