Preguntas sobre la OTAN.

El 28 de junio de 1999 el Comandante en Jefe Fidel Castro pidió la palabra en la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno América Latina y el Caribe-Unión Europea que se efectuaba en Río de Janeiro, Brasil, para hacer lo que llamó «tres brevísimas reflexiones e interrogantes» que a pesar de ser aplaudidas no fueron respondidas y siguen flotando sobre el mundo de hoy

A los revolucionarios más jóvenes.

“A los revolucionarios más jóvenes, especialmente, recomiendo exigencia máxima y disciplina férrea, sin ambición de poder, autosuficiencia, ni vanaglorias. Cuidarse de métodos y mecanismos burocráticos. No caer en simples consignas. Ver en los procedimientos burocráticos el peor obstáculo. Usar la ciencia y la computación sin caer en lenguaje tecnicista e ininteligible de élites especializadas. Sed de saber, constancia, ejercicios físicos y también mentales.

«Frenar desigualdades y reforzar el socialismo».

Hay en el discurso un tema central que tiene que ver con la idea de la reversibilidad y lo que dice Fidel relacionado con lo que se ha interpretado como la corrupción y que es mucho más amplio que eso por su relación con la ética y la desigualdad. Él dice: “hay que ver dónde empezó la confusión”, y empieza a hacer el recorrido histórico por el impacto del estalinismo y cómo contribuyó a la “calumniosa idea de que para un comunista el fin justifica los medios”. Es algo que se ha subrayado en muchos análisis del discurso y que me parece que es algo esencial, su esencia ética.

Ocho cosas que tenemos y que son un lujo en el mundo de hoy

Parece paradójico que se les dedique tanta atención, considerando, que viven en una pequeña isla, sin grandes recursos naturales, ni armas atómicas, con una compleja situación económica, pero con estabilidad social y política, donde los índices de violencia son muy bajos, mientras se les presta menor interés a los que viven en sociedades con índices de criminalidad y marginación altos, donde la falta de oportunidades y la pobreza los empujan al delito, a los que residen en zonas de guerra y sus vidas peligran, ¿Por qué esta aparente contradicción?

Los dientes no hincan en la luz.

Frustrados en su más reciente campaña, que pretendió colocar en el 15 de noviembre el punto final de la Revolución, la industria de la propaganda anticubana tiene que inventarse nuevos temas que le permitan continuar recibiendo los financiamientos que la nutren.

A 60 años de Palabras a los intelectuales: vivir de sí y sudar la calentura

Las revoluciones en estado de ebullición precisan de un momento de meditación o, como diría Armando Hart, de un momento de filosofía. Y en la efervescencia del cambio o la fraguada transformación, los episodios épicos (lo son, en buena medida, por la carga emocional que desprenden) han de llevar consigo una especie de impulsión histórica sobre la que se sostienen. La Revolución cubana es verdadera porque ha sido intensa, ha devenido referente para los pueblos del mundo y los hombres que luchan por liberarse de los yugos, por proteger sus símbolos, por salvaguardar la identidad y asegurar, por el bien de los hijos y el porvenir, los valores que sustentan lo hilos de la Revolución.

El Quijote de América

Para entender la grandeza y magnitud de Fidel solo hay que revisitar su obra, hay que escuchar lo que piensa la gente sobre su legado, hay que analizar su huella en Cuba y en el mundo, sus aportes a la humanidad, a la causa de los pobres y de los humildes. Hay que comprender su capacidad de analista y su visión de futuro.

Por nuestra América, junto a Fidel, seguimos en pie de lucha

Nos convoca la historia, el deber generacional de continuar fundando, creando, haciendo patria y revolución en un contexto muy desafiante, en una hora convulsa y retadora; donde continuamos teniendo ansias de justica social para los pueblos, luchamos por la igualdad de derechos, y levantamos nuestras voces por el bien de la humanidad. Vivimos la hora del recuento y de la marcha unida, la de andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes, la de las luchas estudiantiles herederas de aquellas que han sido definitorias en el accionar de los estudiantes revolucionarios de la patria grande. Los estudiantes y los jóvenes históricamente han sido baluartes de las revoluciones porque han sabido por qué luchan, por qué salen al camino con la adarga revolucionaria al brazo, qué ideal defienden. Nos convoca la OCLAE (Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes) en su aniversario 55.

«Trabajar, trabajar y trabajar, ese fue el consejo de Fidel»

En vísperas del 8vo. Congreso, conversamos con el Comandante José Ramón Machado Ventura (Vueltas, 1930), miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundación en 1965, y de su Buró Político a partir de 1975; ministro de Salud Pública de 1960 a 1967 y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, de 2008 a 2013, así como Segundo Secretario del Partido desde 2011 hasta abril de 2021

Socialismo, Democracia Popular o Contrarrevolución.

Aún sin ser un estudioso, me precio de haber escuchado, leído o debatido los discursos, artículos y reflexiones de Fidel. En consecuencia, cada vez que algún acontecimiento de cualquier naturaleza, se presenta, que requiera análisis y comprensión, vuelvo a él, lo busco y encuentro la solución a mis preocupaciones o dudas, también el camino a seguir.