Cuba en armas y la negativa norteamericana a su reconocimiento

A partir de la conveniencia de que Cuba fuera española, hasta tanto no pasara a ser norteamericana, EEUU no reconoció “nunca” la beligerancia del pueblo cubano.

La única solución posible

Una vez más es arrancado de los brazos de su Patria y familia José Julián Martí Pérez, una vez más es enviado a España como prisionero y una vez más, no por otra cosa que luchar por la independencia.

Rolando Masferrer Rojas (II): Voló en pedazos el “Tigre”

Si todavía hubiera alguna duda de la enfermiza y asesina obsesión de Masferrer, bastaría consultar los archivos secretos desclasificados por la Casa Blanca, más de 40 años después del magnicidio en Dallas del presidente John F. Kennedy. En estos papeles consta que Masferrer se entrevistó con Kennedy el 4 de febrero de 1961 y le expuso sus planes de una invasión mercenaria. A su vez, le “aderezó” la exposición con ideas sobre atentados en lugares públicos o asesinatos de las principales figuras de la Revolución, utilizando explosivos para causar muertes masivas.

Rolando Masferrer Rojas (I): “el hombre de los espejuelos”

Cuando Rolando Masferrer volvió a Cuba después de la Guerra Civil Española, ya no era el muchachito holguinero nacido en 1918 que estuvo metido en las luchas estudiantiles de los años 30. Tampoco se parecía al joven que en Estados Unidos se enroló en la Brigada Internacional para ir a combatir del lado de los republicanos.

No es cuestión de ángeles

Bautizado el 12 de febrero de 1895 en la Iglesia del Santo Ángel Custodio de La Habana, y caído en combate el 19 de mayo de 1895 cuando iba acompañado por el joven Ángel de la Guardia, la mística de Martí va mucho más allá de las coincidencias. Pupilo de Rafael Sixto Casado en el colegio San Anacleto y más adelante, de Rafael María de Mendive en el colegio San Pablo, desde su niñez y adolescencia, su necesidad por corregir la injusticia, ayudar al desvalido y sanar al herido habría podido identificarse con el mismísimo halo de Rafael, arcángel de la curación en las tradiciones judía, cristiana e islámica.

Céspedes / Juárez: epistolario inconcluso

El apoyo de otras naciones en recursos y hombres, resultaba indispensable para emprender la tamaña empresa de arrojar al imperio colonial español de Cuba: su última posesión en América. De ahí que, entre las metas que en política exterior se trazó el gobierno de la República de Cuba en Armas, constituido durante la asamblea de Guáimaro en abril de 1869, fue lograr el reconocimiento internacional al estatus de “beligerancia” que por derecho le correspondía.

Esteban Ventura Novo: El hombre del traje blanco

Muchos consideraban a Esteban Ventura Novo el arquetipo del asesino en la historia de la lucha revolucionaria en Cuba; el de los actos represivos más sangrientos, las torturas más bárbaras y el mayor número de víctimas mortales. Un matador consciente y cabal que, amparado en sus cargos en la Policía Nacional, basó su carrera de ascensos (hasta coronel) enteramente en el crimen e hizo de ese su único medio de ganarse…mucho más que el pan.

Rafael Díaz-Balart y familia: Almas en subasta (2ª parte y final)

Quince días después de la huida de Batista, ya se encontraba Rafael Diaz-Balart en Nueva York. No tuvo problema alguno con los trámites migratorios. Allí fundó La Rosa Blanca, una organización que pretendía “luchar por la recuperación y la libertad de Cuba”.

Orlando Piedra: el “hombre de oro” de Batista

Se dice que el coronel Orlando Piedra Negueruela no fue de los esbirros más sangrientos al servicio de la tiranía batistiana y que no puede compararse con sus colegas Esteban Ventura y Conrado Carratalá. La realidad es absoluta: Piedra era ¡un asesino! y no importa el número de víctimas que se le atribuyan directamente.

Tiempos de tempestades (+Infografías)

Y ciertamente, no pocos de quienes están hoy detrás de la desfiguración y la mentira sistemáticas sobre la Mayor de las Antillas —que han inundado las redes sociales en las últimas semanas— no son proclives ni mucho menos al diálogo respetuoso ni amantes de la crítica objetiva y constructiva. Odian la posibilidad de que los cubanos sensatos y patriotas, en su natural diversidad, converjan civilizadamente en la búsqueda de caminos y métodos más promisorios para el futuro del país y su gente. Aprovechan con insana fruición cada error, cada irresponsabilidad, cada dislate y cada insuficiencia naturales en un proceso de construcción política, económica y social, para envenenar los ánimos y promover disturbios y actos extremistas, como el ataque con artefactos incendiarios a la embajada cubana en París al cierre de este julio.