De Los Códigos Nuevos a la concreción de su batalla jurídica: el deber de un hombre

Autor: Yusuam Palacios Ortega

Con el remo de proa:
El carácter entero de José Martí

Ya está Martí en tierra guatemalteca, y si bien a sus 24 años comenzaría a ejercer como maestro, hermosa profesión que marcó su vida, que lo hizo un creador en la Guatemala fecunda; su condición de jurista le valió el reconocimiento de autoridades políticas como el Ministro de Relaciones Exteriores Joaquín Macal; quien, como
dándole a Martí la bienvenida, lo invita a valorar el nuevo Código Civil Guatemalteco.

“Llego a Guatemala, y la encuentro robusta y próspera, mostrándome en sus manos, orgullosa, el libro de sus Códigos; lo tomo, lo leo ansioso, me entusiasma su sencillez y su osadía…»1.

Así le expresó al señor Macal el joven graduado de Derecho Civil y Canónico por la Universidad de Zaragoza, España.

Y muestra de inmediato su carácter entero, su caudal ético y sentido de vida.

Agradece las palabras elogiadoras de Macal, pero deja muy claro su postura respetuosa y magnánime: “La vida debe ser diaria, movible, útil; y el primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo. No aplicar teorías ajenas, sino descubrir las propias. No estorbar a su país con abstracciones, sino inquirir la
manera de hacer prácticas las útiles. Si de algo serví antes de ahora, ya no me acuerdo: lo que yo quiero es servir más. Mi oficio, cariñoso amigo mio, es cantar todo lo bello, encender el entusiasmo por todo lo noble, admirar y hacer admirar todo lo grande”2

Esto se debe a la formación de Martí, los años adolescentes y la influencia que recibió del pensamiento emancipador y humanista de los padres de la nacionalidad
cubana. Con esta presentación se dispone el joven Martí a valorar los nuevos códigos de Guatemala.

Advierte que está ante un cuerpo jurídico diferente, augusto, moderno y fruto del pensamiento propio; despojado de viejas ataduras, de fórmulas impuestas por el conquistador. Se levantaba Guatemala con una propuesta normativa que respondía a la vida natural y autóctona de su pueblo, de sus hijos3.

El Derecho para Martí tenía una base humanista y debía servir para regular la vida social sin rupturas ni divorcios con la realidad vivida y transformadora. Se infiere del pensamiento del joven jurista que para él era preciso una adecuación o acomodación del Derecho positivo al natural (la norma escrita por el hombre no desconoce la vida del hombre, sus anhelos, expectativas, su moral).

Y eso era entonces la justicia para Martí: “… la acomodación del Derecho positivo al natural”4.

Ya ha redactado, atendiendo a la solicitud de Joaquín Macal, el texto
Los Códigos Nuevos, cuya sencillez es al mismo tiempo reservorio de preceptos e ideas esenciales para asumir una cosmovisión jurídica que comulgue con el ideal de justicia que defendemos, y que tiene en Martí, su referente fundamental. Su vocación de justicia data desde los primeros años de su vida y lo hizo convertirse muy
temprano en un jurista justo.

Y era Martí un jurista justo no solo porque haya estudiado Derecho, sino porque supo comprender que la esencia del mismo estaba en realizar constantemente la justicia, en acudir al Derecho y tomarlo como arma para enfrentar su gran batalla libertaria, emancipatoria, por la dignidad plena del ser humano.

¿Acaso no era Martí un hombre justo? Recordemos su sentir ante las injusticias cometidas contra los esclavos, su reacción (de hombre de derecho y justicia) ante los crímenes de los que él fue víctima y testigo en el presidio político.

Entonces vale decir que el Apóstol de Cuba es un jurista justo atendiendo a que, ante todo, fue un
hombre justo.

No olvidemos aquella máxima que dice que “los hombres luchan por pan y por derecho”. Entonces Martí vio, con su capacidad innata de prever, que para realizar la justicia, esa que era necesario poner “tan alto como las palmas”, había que concebir y preparar una batalla jurídica con las herramientas del Derecho, con el ser y el deber-ser, y con una plataforma ideológica capaz de establecer el necesario programa que luego devino la elección martiana “con los pobres de la tierra”.

Fue un hombre justo porque fue además un hombre bueno; he ahí un aspecto medular del Derecho una vez que se traduce en forma de la conciencia social (jurídica):
el arte de lo bueno y lo justo, desde la tradición romana de la cual somos hijos, y creo debemos defender pues mientras más nos aferremos a las esencias de nuestro sistema de Derecho (romano-francés), seremos más inmunes a los antivalores que nos muestra el sistema anglosajón.

Una breve ojeada al humanismo martiano nos hace ver a Martí como un exponente esencial en el enfrentamiento a la cultura dominante hoy en el mundo, la del
sistema capitalista, la del tener; la que no aboga por la justicia social, por la eticidad del comportamiento humano, por el humanismo concretamente.

Y no es casual, no es una anomalía del capitalismo; es así como funciona, esa es su razón de ser. No son el humanismo, la dignidad, la sinergia entre derecho y ética, el equilibrio en la propia materialización de la justicia, caracteres del sistema de derecho anglosajón (y es loable aclarar que nos referimos específicamente en esta relación a Estados Unidos: su sistema de derecho es proporcional a la cultura que promueve); por lo tanto, no podemos esperar menos de Martí que su afiliación a la cultura del ser; esta tiene su base en el respeto a la dignidad humana, en la facultad de los seres humanos de asociarse y en ser bueno y justo. Estas ideas nos hacen reflexionar sobre el peligro que representa para la humanidad, y por supuesto para Cuba, la guerra cultural que se nos hace.

Martí nos puede ayudar mucho en esta batalla cultural que libramos, en la militancia por la justicia social. No por azar su elección fue estar al lado de los pobres, de los desposeídos, de los que les fue negada toda posibilidad de ejercitar sus derechos. He ahí el electivismo martiano, su condición humana al servicio de los pobres y necesitados, elemento que no quedó solo en el pensamiento de Martí. Su elección hubo de practicarla; él hizo de su vida un desvelo de justicia.

Hacer es la mejor manera de decir, nos enseñó, e hizo mucho por ideas que constituyen un basamento importante en su pensamiento y acción: la utilidad en la virtud,
el equilibrio del mundo, la idea del bien y la cultura de hacer política.
En Martí encontramos el antídoto a la crisis humanística; sus postulados éticos, su vocación de justicia, su antimperialismo, sustentan la contracultura socialista (o de
la resistencia en el caso nuestro), y nos arman consecuentemente en esta batalla cultural por el bien de la humanidad.

Por eso es un jurista actual; él nos enseña a mirar con ojos judiciales el convite imperialista que continúa haciéndonos daño; él nos sigue dotando de las herramientas éticas para legislar, para ejercitar el
derecho, realizar la justicia.

Su universalidad, carácter que desde su autoctonía se desprende, nos muestra a un Martí integral en la asunción del Derecho como arma natural de esta batalla actual que es también jurídica, y hay que ganarla desde el derecho y la justicia.


1. José Martí, Carta a Joaquín Macal, Guatemala, 11 de abril de 1877, en Obras Completas, Tomo 7, p. 97


2. Ibídem, p.97


3. “Es pues, el código preciso; sus autores atendieron menos a su propia gloria de legisladores adelantados, que a la utilidad de su país. Prefirieron esta utilidad patriótica a aquel
renombre personal, y desdeñando una gloria, otra mayor alcanzan: sólo la negará quien se la envidie. En el espíritu, el Código es moderno; en la definición, claro; en las
reformas, sobrio; en el estilo, enérgico y airoso…”, en José Martí, Los Códigos Nuevos, 22 de abril de 1877, en Obras Completas, Tomo 7, p.101


4.Ibídem, p. 101

Tomado de Panorama Mundial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s