ALIADOS EN DISPUTA

Las relaciones entre los dos más importantes aliados de Estados Unidos en la región Asia-Pacífico no se han caracterizado habitualmente por su tranquilidad y fluidez: es el caso de Japón y Corea del Sur.

Razones históricas y otras más actuales han determinado estas diferencias, que Washington se ha apresurado siempre en atajar, en aras de evitar rompimientos dentro de un bloque que es tan necesario como útil a los intereses del país imperial.

Esta vez el gobierno sudcoreano ha rechazado incorporarse al llamado Diálogo de Seguridad Cuatrilateral, (conocido como Quad), -tal como lo sugirió el consejero de seguridad nacional de EE-UU. Jack Sullivan en días pasados,- alegando Seúl que “no participaría en alianzas dirigidas contra un país determinado”.

De este modo, el gobierno sudcoreano pone en evidencia públicamente que el citado Diálogo impulsado por Estados Unidos no es más que un propósito anti chino, que se suma a otros dirigidos a hostigar y amenazar a la República Popular China, bajo el pretexto de “contención” del gigante asiático y restarle posibilidades e influencia en esa vasta región, donde China emerge ya como un factor decisivo en todos los aspectos.

Es significativo que ninguno de los actuales participantes de la Asociación de Estados del Sudeste Asiático (ASEAN) aparezcan como integrantes o invitados a formar parte de esa llamada “seguridad cuatrilateral” que intenta acompañar en lo político a la creciente presencia militar estadounidense en la región Asia-Pacífico.

En estos mismos días el gobierno sudcoreano ha formulado formal protesta ante Japón por el anuncio de que este país verterá al Océano  Pacífico las aguas restantes que fueron contaminadas por la tragedia nuclear de Fukiyama, una vez tratadas y recibido el aval de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

El embajador japonés en Seúl fue convocado para manifestarle tal protesta, que China también había expresado mediante el vocero de su cancillería.

Washington deberá resolver de alguna manera estos entuertos y disputas entre socios, que se traducen en una mayor debilidad de sus alianzas.

Tomado de Patria Nuestra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s