La violencia y la intolerancia, los argumentos de debate de un miembro de la LJC

Respuesta a las amenazas de Giordan de LJC  

“Y donde yo nací, los hombres -es un rezago machista, lo reconozco y no me siento orgulloso de ello- cuando caemos en el primer insulto lo resolvemos a piñazos en igualdad de condiciones. Y el que termina más o menos de pié, al final de la pelea, le da la mano al otro para que se levante, y si tiene que cargarlo hasta el policlínico, lo hace. Así me educaron a mi” @Giordan Rodríguez Milanes….. Comparto con quienes les pueda interesar mi respuesta sobre las intenciones de Giordan de LJC para generar un enfrentamiento físico…  

Giordan – sobre sus precisiones:  

1. A ver señor, para mi usted es un muchacho, no solo por la abismal diferencia que tenemos en experiencias de vidas y años, sino también porque sin conocerlo personalmente cuando leo lo que escribe me pareciera estar leyendo a un muchachito, y me da la impresión que usted actúa como tal. Por ahó tengo las amenazas y los insultos que parecían venir de un adolescente, lo cito cuando usted responde a un comentario donde establezco mi opinión sobre La Joven Cuba y la defino como un medio que beneficia a la contrarrevolución y por lo tanto contrarrevolucionario: “Tu eres eso solo un oportunista mierdero y cobarde, hablador de mierda y difamador, que si en este país se respetara el Estado de Derecho, como se preconiza, ya hubieras sido enjuiciado”, esa reacción es típica de una persona con corta madurez o con serios problemas afectivos y emocionales.   Por eso, por respeto, prefiero referirme a usted como un muchacho. Sobre el asunto de los métodos, la verdad es que no le entendí nada, pero no importa; es irrelevante al comentario que le escribí al Consejo Editorial de LJC que según Marcos Paz Sablon (si, si, el mismo que quiere fusilar a sus oponentes y ofende a Fidel) dice que son Harold, Alina Bárbara López Hernández, Mario, Yassel y usted Giordan. Pero al parecer usted solo me responde a nivel personal.  

2. Interesante como ha cambiado su lenguaje, ahora las reiteradas amenazas de darme una golpiza se han transformado en una “contradicción” que tiene conmigo…. mmmhhh… le refresco su memoria, usted escribió públicamente refiriéndose a mí como: “¿Dueño de un restaurante? ¿Patrón capitalista y defensor de nuestra Revolución? ¿Atún? ¿Venden atún al por mayor en alguna tienda de La Habana o al señor se lo permiten importar?” Así fue como usted, junto con su otro compinche (si, si ese mismo un tal Ramon Garcia Guerra) comenzaron atacarme con mentiras fabricadas en su imaginación, para luego amenazarme en forma reiterada ¿Acaso no recuerda que le envió la ubicación de mi casa para arreglar cuentas?. Esos fueron los comienzos de sus “argumentos” sobre mi afirmación (que ahora sostengo con mucho más claridad) cuando me referí que LJC. Y lo vuelvo a decir La Joven Cuba es un medio que favorece a la contrarrevolución.   ¿Es ese el punto de inflexión sobre la supuesta contradicción que tiene conmigo? ¿Así usted debate con alguien que tiene una opinión distinta sobre LJC?   Sobre sus problemas en la UNEAC y sus abrazos la verdad es que son irrelevantes con respecto a mi comentario. Cuando dice que “Mi problema es contigo es personal. Somos tu y yo, ahí. ni LJC contra los blogs que tu coordinas, ni LJC contra quienes con todo derecho comulgan con tus creencias” pienso primero, que me parece una actitud egocéntrica solo pensar que el problema de la transparencia que tiene LJC se puede simplificar y reducir a un problema entre usted y yo. La verdad, es que no me interesa tener problemas con usted y mucho menos pienso que tengo un problema con usted.   El problema aquí es LJC, su financiamiento, su falta de transparencia, su falta de tolerancia a distintas perspectivas, su dogmatismo, sus intentos de crear divisiones, su anhelos de protagonismo, su revoltillo ideológico y manipulador, entre otras cosas. Usted me dice que donde usted nació los hombres resuelven los problemas a piñazos, lamento que lo hayan educado así, a mí no me educaron de esa manera, y tampoco he educado a mi familia con esa mentalidad machista y bárbara. Afortunadamente somos distintos, yo no necesito aparentar hacerme el “machito” y amenazar con piñazos. Ojo, como le he respondido en otras ocasiones a sus amenazas (que ahora intenta suavizar como un asunto de que “Así me educaron a mi”): Sus amenazas no me producen ni una pizca de miedo, sus fallidos intentos por agredirme físicamente se resuelven en los tribunales competentes.   La violencia la reservo como una última opción y solo para los enemigos de Cuba que estén a la altura de aquellos que la defendemos. Me da la impresión que usted nunca ha estado en una guerra fuera de las redes.  

3. Lamento que usted no me responda las sencillas preguntas de un curso básico de Ciencias Políticas: ¿Quién financia LJC? Esa primordial pregunta nos puede llevar a decenas de otras interrogantes como: ¿Quién ha financiado los pagos del hosting desde 2013 hasta la fecha? ¿Por qué el hosting está en los EEUU y no en otro país, como por ejemplo México? ¿Por qué el dominio está registrado como privado? ¿De quién o quiénes son las tarjetas de créditos con que hacen los pagos? LJC busca “representar la diversidad en la izquierda. Por ese motivo, puede publicar textos con distintas posturas sobre un mismo tema”. ¿En serio? ¿Bloqueando a quienes disienten? Si la LJC fuese un medio comprometido con la verdad lo reto a usted a que demuestre su transparencia financiera.   Me imagino que usted no paga el hosting, me imagino que usted tampoco paga de su bolsillo el costo de vida de su jefe en una de la ciudades más caras del planeta, me imagino que usted tampoco paga el trabajo de diseño, edición, corrección, ilustración, revisión de fuentes o fact-checking (bueno, en esta parte al parecer no invierten mucho dinero), producción de contenido, montaje, etc. ¿Será todo esto el resultado del trabajo abnegado y voluntario de sus dueños? A lo mejor, pero es LJC y usted como miembro, quienes tienen la responsabilidad ética de hacer pública esta información.   Hay otros medios sobre Cuba que se “declaran independientes” y han decidido hacer público sus fuentes de ingreso, desglosando incluso sus altos gastos de “producción de contenido”. Aquí nadie ha insultado a nadie, al menos que estas preguntas usted las considere un insulto. Y si usted me acusa de haber insultado y difamado sobre LJC ¿Por qué, con sus supuestas pruebas, no me denuncia en los tribunales? Lo invito hacerlo, no tenga miedo, no todo lo va a resolver con golpes en su vida.   Quizás sería interesante que usted entreviste a Harold sobre su participación en Los Diálogos Atlánticos el 2015 y 2016, auspiciados por el Fondo Marshal, sobre el evento en Marruecos sobre Cambio de mapas mentales: Estrategias para un Atlántico en transición, creo que sería muy bueno que sus lectores conocieran los diálogos que sostuvo con la derecha internacional…¿Usted ha viajado a Marruecos?  

4. Usted afirma que: “Critiqué duramente al chico que administraba nuestro grupo de Telegram sin siquiera detenerme a analizar que solo tiene 20 años” Tengo entendido que Yasser Padrón tiene 30 años, ya es un adulto, no “un chico” y me parece que las ofensas y mentiras que escribió sobre mí las escuchó de usted, no es él quien habla de las amenazas y supuestos restaurantes? Justificar no lo hace más revolucionario.  

5. Mire, yo no estoy interesado en hablar “presencialmente” con usted, y mucho menos con sus antecedentes de “así me educaron a mi”, creo que terminaríamos en los tribunales, y la verdad es que no vale la pena. Tengo cosas más importantes y trascendentales para dedicar mi tiempo. Busque pelea en otro lado. Pero le aconsejo que use argumentos coherentes, no se rebaje como la señora Alina cuando afirma que soy un mentiroso, sin tener el más mínimo argumento que sostenga su acusación pública. Eso se llama desesperación.  

6. Usted termina con una pregunta sobre si quiero un debate civilizado, ¿Acaso usted me va a desbloquear del grupo de Telegram? Lo dudo, conozco a su jefe Harold, él no llega tan lejos. Lo conocí cuando se auto-definía como un activista político, pero ahora según sus propias palabras ya no lo es, se ha transformado (o lo han transformado) “en un analista político”.  

Recuerdo cuando co-administrábamos el grupo de Blogueros Revolucionarios y este señor se rehusaba a eliminar del grupo a usuarios que se dedicaban a mofarse, a difamar y atacar al pueblo de Cuba y a sus líderes, me decía que teníamos que tener un alcance amplio….desde entonces me di cuenta de su doble cara. ¿Por qué no los eliminaba a ellos y a mi me bloquea? ¿Cuál es el miedo? Sin embargo, si realmente usted quiere debatir con respeto, siempre estaré disponible.  

Lamento que hasta el día de hoy nadie de la editorial o administración del grupo de Telegram haya respondido tan solo una mis preguntas que formulé en mi comentario anterior. Agradezco que lo hayan publicado, espero que publiques éste también, ya sería otro modesto avance.  

Y por último ¿Usted autorizaría que La Ciberclaria haga un meme de nuestros comentarios? Me gusta el humor inteligente y respetuoso y hasta con alguna dosis de ironía. Quizás nos podamos reír juntos y eso podría ser otro avance y hasta usted podría relajarse, porque leo tensión en sus comentarios. Lamento que Gretchen no haya respondido a mi propuesta de los memes, quizás usted tiene un mejor sentido del humor, quién sabe.  

Estaré al tanto para ver la transparencia financiera y poder leer respuestas y no amenazas, todos conocemos que los medios de difusión profesionales deben ser transparentes, espero que LJC no sea la excepción. Saludos cordiales. 

Tomado de POST Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s