Un absurdo mayor: Trump nominado al Nobel de la Paz

Por: Yusuam Palacios Ortega

La humanidad está consternada y, más que eso, indignada al conocerse la noticia, que aunque parezca insólita, es real: ha sido nominado al Premio Nobel de la Paz, nada más y nada menos que el ser más despreciable y temerario de la actualidad: el presidente de los Estados Unidos Donald Trump. Ya nada en este mundo tan desequilibrado puede verse como insólito, pero de que es un absurdo mayor lo es. ¿Cómo es posible que se incluya a un promotor por excelencia de la guerra a la candidatura a Nobel de la Paz?, ¿acaso esos nominadores como el parlamentario noruego Christian Tybring-Gjedde saben qué significa la paz?, ¿qué hay detrás de esa “desinteresada nominación”?

El mundo ha estado al borde de confrontaciones armadas terribles, incluyendo las nucleares o de destrucción masiva, en no pocas ocasiones durante estos años en que Trump ha sido presidente de un país en el que históricamente sus gobernantes han promovido la guerra bajo pretextos denigrantes. ¿Dónde quedan las amenazas y ataques sorpresivos a naciones como Irán?, ¿dónde quedan las sanciones impuestas, de manera arbitraria y violatoria del Derecho Internacional, a naciones soberanas del mundo como China y Rusia?, ¿será que se olvidó la constante amenaza de intervención militar a Venezuela y las agresiones concertadas desde la madriguera imperial en contubernio con la oposición venezolana para destruir la Revolución Bolivariana?

Y, ¿dónde quedan las medidas de guerra económica, el recrudecimiento del bloqueo genocida y la creciente hostilidad del gobierno imperialista de Trump contra nuestro país? El mundo ha sido amenazado de muerte por las desviaciones trumpistas, las “locuras” de un aberrante y despiadado paladín de la desfachatez y el terror. El mundo no puede olvidar que desde la guarida del satánico presidente se organizan, conciben y perpetran los ataques más notorios a los pueblos que viven bajo el yugo opresor de un sistema hegemónico que tiene a la humanidad viviendo una verdadera calamidad. El mundo no puede desconocer los hechos sí, porque son hechos reales, provistos de odio y muerte, los que día tras día Donald Trump provoca en los más diversos rincones del planeta.

¿Cómo nominar al Nobel de la Paz a quien viola flagrantemente los principios y normas del Derecho Internacional?, a un sujeto rascista, xenófobo, impulsor de una impúdica oleada fascista en el mundo, cuyos comportamientos son demasiado perjudiciales para la coexistencia pacífica de los pueblos, el respeto a la autodeterminación y la soberanía de las naciones, el cuidado y protección del medio ambiente, en definitiva la paz internacional.

¿Cómo nominar a un sujeto como Trump a Nobel de la Paz, cuando en su propio país ha desatado la más grave de las crisis que jamás haya conocido los Estados Unidos?, ¿y dónde quedan los cientos de miles de muertos por la pandemia COVID-19, y los millones de estadounidenses contagiados por ésta? Trump, ni en su propio país ha hecho algo bueno, recordemos que en los Estados Unidos mueren diariamente personas, no importa si son incluso niños, como consecuencia de la violencia armada, recordemos que la solución de Trump fue en su día manifestar que en las escuelas se deberían entregar armas a los profesores para que estos detuvieran los hechos con armas de fuego en los centros escolares.

La conducta de Trump es tan nociva que genera un estado de rechazo en la gran mayoría de la humanidad. Estas realidades no las vio el nominador, el conservador parlamentario noruego; o prefirió no verlas. Ya lo había nominado una vez, pero en la hora que vivimos esa nominación constituye la mayor ofensa que puede recibir lo que de sano quede en el mundo. Ya antes le fue entregado al ex presidente estadounidense Barack Obama el premio Nobel de la Paz (si se lo entregaron al tigre solapado que provocó tantos conflictos como pudo, qué esperar de esta nominación a Trump). Es preciso traer al presente al Benemérito de las Américas Benito Juárez cuando expresó: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Y Trump no respeta a nada ni a nadie; es un ser tan despiadado que no puede saber lo que es respeto.

No nos asombremos de lo que pueda ocurrir en 2021 con el Nobel de la Paz, lo que pueda suceder en las próximas elecciones de los Estados Unidos en noviembre de este año. Corre el dinero y llega, en abundancia, a los bolsillos de los magnates (así ha sucedido en tiempos de crisis sanitaria, de pandemia; donde los hombres más ricos del mundo han hecho crecer sus caudales mientras que aumenta aceleradamente la pobreza global); y los absurdos se presentan como triunfadores. Ojalá y un poco de sentido común prevalezca. Cuánta razón tenía Martí al describir como vacilante y dudoso el equilibrio del mundo. Cada vez se aleja más esa posibilidad. Un mundo donde no haya paz no puede equilibrarse.

Millones de voces en el mundo, por el contrario de la nominación a Trump, claman por el Nobel de la Paz para la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, que ha salvado innumerables vidas humanas, que hace el bien todos los días en los más oscuros rincones del mundo. Sí, nuestros médicos son merecedores, no de un premio que denota muy poca seriedad y que hace parte de un entramado donde el dinero y los intereses mezquinos parece que tienen la voz cantante; sino del reconocimiento internacional sincero y profundo por la labor humanista y promotora de la paz que realizan desinteresadamente. Nuestros médicos llevan en sí el decoro de muchos hombres, cuando muchos, como Trump y sus secuaces, no tienen decoro. Cuba envía al mundo, como dijo Fidel, médicos y no bombas. Trump lanza a la humanidad las más terroríficas bombas y prefiere la muerte como trofeo. Y sin embargo fue hoy nominado al Nobel de la Paz: absurdo mayor.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s