Fundación Nacional para la Democracia y Open Society Foundation. Parte II

No es posible evaluar un acontecimiento político adverso a escala mundial sin tomar en cuenta la incidencia de Open Society Foundation (OSF) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y sus dueños o jefes, George Soros y Carl Gershman.

Con oficinas en Estados Unidos -New York y Washington DC-, NED y OSF han liderado los más importantes procesos en Europa Oriental y América Latina en los últimos cuarenta años, haciendo emerger concepciones políticas a favor de los “incólumes” valores democráticos del capitalismo y sus clases hegemónicas.

Sus progromas hicieron causa común con la política exterior estadounidense desde mediado de la década del 80 del siglo pasado cuando dichas agencias centraron todo el apoyo -financiero y teórico- al Sindicato Solidaridad en Polonia, a la llamada Carta de los 77 en Checoslovaquia y posteriormente a las “revoluciones de colores” en el resto de las naciones del campo socialista.

En América Latina tienen una red de organizaciones muy bien entroncadas entre sí y con capacidad para implantar a nivel social diversas corrientes encaminadas a perpetuar intereses imperiales y sabotear gobiernos revolucionarios como los recientes procesos de Brasil, Ecuador y Bolivia por sólo citar tres ejemplos.

Cuba no escapa de la prioridad subversiva de estas agencias. Precisamente NED cuenta con una oficina de destinada a la isla, con el cubano Aimel Rios Wong y la venezolana Mirian Kornblith como jefes, mientras que OSF tiene a cargo un grupo para América Latina donde incide la mexicana Alma Guillermo Prieto, una escritora visualizada por su “vasta” experiencia en Nicaragua e incidencia en la isla durante la década de los años 70 como “promotora” cultural.

Según sus propios términos, los objetivos son: defender los Derechos Humanos, apoyar la libertad de información y los medios de comunicación independientes, fortalecer las ideas y valores democráticos, fomentar organizaciones de la sociedad civil, fortalecer las instituciones y los procesos políticos democráticos, la educación cívica, apoyar la resolución democrática de conflictos, fomentar la libertad de asociación e implementar la economía de mercado.

En prosa ordinaria: presionar a través de ONG vinculadas a Naciones Unidas, captar jóvenes y hacerlos partidarios a través de capacitaciones, apuntalar cabecillas y sus grupúsculos desconociendo nuestra sociedad civil y el filo revolucionario de sus organizaciones, manipular sobre la supuesta libertad de asociación, llamando a una prensa alternativa o contrarrevolucionaria, además de divulgar corrientes neoliberales como opción salvadora, entre otras ideas.

Para estos fines NED asigna un dispendio anual de seis millones de dólares promedio a poco más de veinticinco organizaciones en Europa, América Latina y Estados Unidos para actuar contra nuestro país.

Desde el 2015, luego de un cambio en los mecanismos de financiación, NED comenzó a canalizar dinero directamente a grupos y cabecillas en el territorio nacional evidenciando su prioridad hacia los temas de género, razas, LGBTI, proyectos de unidad mediante la denominada Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) y otros en el contexto del reciente proceso constitucional.

Cada organización financiada fuera de Cuba cuenta con una representación en la isla, según el tema asignado.

Para cuestiones de prensa NED tiene en Estados Unidos a Cubanet de Hugo Landa, el Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) de Normando Hernández, en España a Diario de Cuba de Pablo Díaz Espi, el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) de Manuel Ricardo Uceda Pérez en Perú y People in Need en Praga con el proyecto “Cambio del Panorama Mediático en Cuba” de la funcionara Clara González Calvo.

Sobre asuntos de Derechos Humanos cuenta en Madrid con el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) dirigido por Elena Larrinaga y Alejandro González Raga, ex compinche de Oswaldo Paya Sardiñas y del exiguo Movimiento Cristiano Liberación (MCL). El hombre de confianza del observatorio en el territorio nacional -por años- es Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, quien desde la alcoba de su concubina Bárbara Estrabao Bichilí en La Habana “monitoreaba” y reportaba metódicamente supuestas detenciones arbitrarias y la situación de los presos políticos en nuestro país aunque todos fueran delincuentes comunes.

Para teorizar y dar viso académico a las actividades de sus mercenarios tiene en Argentina el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y el Centro de Capacitación e Investigación de Emprendedores Sociales (CICES), por medio de las cuales organiza seminarios y capacitaciones periódicos y, en el caso de la segunda, a jóvenes de América Latina y en particular Cuba.

Precisamente, de esta última surge la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, una organización con representaciones en diversos países de la región, financiada directamente por Aimel Ríos y con un historial de provocaciones anticubanas en los Fórum de Juventud en las dos últimas Cumbres de la Américas en Ciudad de Panamá y Lima respectivamente.

También financia sus tres instrumentos principales a los cuales asigna un promedio de 400 mil dólares para proyectos enfocados a Cuba como el Instituto Republicano Internacional (IRI) del Partido Republicano, Instituto Nacional Demócrata (IND) del Partido Demócrata y Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE) perteneciente a los grupos empresariales hegemónicos interesados en información sobre el llamado sector productivo informal, los derechos de propiedad y la integración de la mujer y la juventud a este ámbito.

Sin embargo, -por su impacto mediático y capacidad para la incidencia política en organismo internacionales- las tres priorizadas en los últimos años son: Centro de Información Legal (Cubalex) de Laritza Diversent Cambara, El Instituto Internacional de Raza, Igualdad y Derechos Humanos del costarricense Carlos Quesada ambos en Washington y el Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR), de Juan Antonio Madrazo Luna en la Habana.

De sus recientes actividades y antecedentes hablaremos en siguiente

En la foto: Manuel Cuesta Morúa, Aimel Ríos Wong, Juan Antonio Madrazo Luna, esposa de Aimel y Leonardo Calvo Cárdenas.

Tomado de Facebook/K Marx Jung

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s