“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.

“Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo”.

Fidel (1992)

Río de Janeiro, Brasil. Junio de 1992. La ciudad mestiza y vibrante acoge una de las reuniones más trascendentes que haya tenido lugar jamás: la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Sus deliberaciones comenzaron el 3 de junio con expertos y ministros y culminaron entre los días 12 y 14 con los jefes de estado y de gobierno.

A Río acudió el Comandante en Jefe para llevar la voz de Cuba. Un total de 116 mandatarios mundiales se reunieron. La reunión de más jefes en toda la historia. Desde el inicio Fidel estuvo escuchando con atención. Cuando llegó el turno de Cuba, la presencia del líder inundó la sala. Su discurso de poco menos de cinco minutos fue el más aplaudido de todos, según reconoció sin excepción la prensa mundial. La de Fidel fue la voz de los países del Tercer Mundo.

“Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Ellas nacieron de las antiguas metrópolis coloniales y de políticas imperiales que, a su vez, engendraron el atraso y la pobreza que hoy azotan a la inmensa mayoría de la humanidad”.

La firma de varios convenios entre Cuba y algunos países fue una prueba más de las buenas relaciones y la simpatía hacia el pueblo cubano. “Nadie piense que esto significa un sacrifico para Cuba. No es algo que merezca siquiera la gratitud. Para nosotros es algo sencillo y cumplimos el deber de hermanos y amigos”.

“Cuando las supuestas amenazas del comunismo han desaparecido y no quedan ya pretextos para guerras frías, carreras armamentistas y gastos militares, ¿qué es lo que impide dedicar de inmediato esos recursos a promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta?

“Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo”. 

La conciencia en favor de actuar con urgencia en favor del medio ambiente y la Cumbre fueron, según Fidel, la convicción cada vez más extendida de que si no se toman a tiempo las acciones imprescindibles el hombre se encuentra ante el incierto umbral que puede significar la destrucción de toda la vida en el planeta. “Si no se pone fin las consecuencias podrían ser devastadoras. Se trata de un compromiso que no se puede postergar” y sobre ello advirtió en numerosas ocasiones. Aquí algunas de esas frases.
Tomado de: Cubadebate

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s