Agresión ciberespacial contra Cuba: más allá de la Task Force

La segunda reunión de la llamada Task Force contra Cuba en Internet, o Fuerza de Tarea de Internet para Cuba coincidió casi en fecha con la inauguración en la Isla de la Internet móvil, como nos señalaba recientemente la querida proferosa Rosa Miriam Elizalde en un trabajo para Cubadebate(1).

Como se expresa en el artículo y como es sabido por muchos, los esfuerzos subversivos contra Cuba a través de Internet no comenzaron con esta Task Force. La historia se puede apreciar dentro del mismo devenir de la agresión radioeléctrica y mediática contra la Revolución y el mencionado artículo es vasto en ejemplos.

Ahora cubanos, mirando hacia el futuro: tampoco es la Fuerza de Tarea la epítome de la guerra ciberespacial contra Cuba, ni siquiera la estructura o capacidad enemiga que más precisa de nuestra vigilancia. Veamos por qué.

Entre los elementos del poderío nacional de EEUU como potencia imperialista se encuentra uno en particular, que ocupa el centro del debate en estas líneas que ahora compartimos: la tecnología.

Como señala el Doctor Carlos Delgado, las relaciones de dominación han cambiado sus formas, y también han cambiado la ciencia, la tecnología y las relaciones sociales, haciéndose efectivamente globales(2). El actual esquema que rige el ciberespacio a nivel global, no es mas que una forma de perpetuación de las relaciones de dominación capitalista y un fenómeno que haya sustento en el carácter dominador e intervencionista del desarrollo científico y tecnológico a escala global(3).

Hay que entender que la primera amenaza proveniente de Internet no son las Task Forces ni los blogs de los que todavía sueñan con recuperar el pasado imperialista en Cuba, ni siquiera el Comando Ciberespacial de las FFAA de EEUU (USCYBERCOM), sino la esencia misma del sistema, reproducida y defendida en el entorno digital.

La interacción con Internet busca reproducir -y lo logra- patrones de vida y consumo inherentes a la sociedad capitalisma moderna. Como ha alertado la Doctora Graziella Pogolotti: la estrategia neoliberal se apuntala en los eslabones que pulverizan la capacidad de autodefensa de los seres humanos. Permea las ciencias políticas. Irrumpe, a modo de avalancha, sobre los medios masivos. Subvierte el sistema de enseñanza y esteriliza la cultura con fórmulas de entretenimiento(4).

Por ello más allá de los esfuerzos subversivos específicos, abundantes en el caso de Cuba, hay que partir de entender a Internet como un territorio ajeno pendiente a conquistar por el pensamiento descolonizador y revolucionario, muchas veces censurado y ocultado por los algoritmos y las “cookies” de las trasnacionales de la información.

Nuestra verdad se diluye en la red de redes y muchas veces es construida por otros, como pretextos para agredirnos en otros planos o como simple ejercicio de ataque informacional.

Vale la pena preguntarse lo siguiente: ¿Tiene EEUU que mover un dedo para que los valores de su sociedad capitalista irrumpan en Cuba vía Internet? ¿Necesita una Task Force para ello? Les dejo el debate para los comentarios.

Ahora, ello no quiere decir que hay que dejar de observar con ojos judiciales proyectos como la Fuerza de Tarea u otras realidades más contundentes. Pongamos un ejemplo.

La solicitud del presupuesto de Defensa de EEUU para el año fiscal 2019, que Trump ha colocado en 750 mil millones de dólares al considerar una “locura” la cifra anterior (716 mil millones), incluye entre sus prioridades la inversión en tecnología e innovación por un monto de casi 14 mil millones de dólares. En la lista de beneficiados se encuentra, por supuesto, el ciberespacio.

Las FFAA de EEUU se hayan entre los mayores inversionistas en tecnología de la información en el mundo. Su Comando Ciberespacial y los componentes de guerra de redes en los distintos servicios armados, acumulan ya experiencia en las operaciones ofensivas y defensivas a través de Internet y el espacio digital en general, y han demostrado ser efectivos lo mismo saboteando el progama nuclear iraní con un virus mortal, que localizando objetivos “terroristas” por una selfie publicada en Facebook (al final cae una bomba en el lugar de la selfie, por si se lo preguntaron).

Para un país como Cuba, uno de los mayores peligros está en el uso de las herramientas de minería de datos para el análisis social de las naciones. Está demostrado que las redes sociales y los buscadores (Facebook y Google incluidos) tienen “puertas traseras” con el Departamento de Defensa, la CIA o la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) –recordemos lo que nos dijo Snowden– y “comparten sus hallazgos”.

Varios analistas han alertado que utilizando la informacion individual que colocamos en Internet es posible hacer análisis de tendencias, utilizando herramientas basadas en las ciencias sociales. Ello permite, en teoría, influir en las dinámicas internas de una nación objetivo, cual una macabra y casi increíble operación de “ingeniería social”.

Existe coincidencia académica en que esta es una de las génesis de las llamadas “guerras de cuarta generación”, cuyo término doctrinal correcto es Guerra Irregular y más acertadamente Guerra no Convencional.

Ambos conceptos se han apartado en la actualidad de las acepciones históricas asociadas a la guerra de guerillas, y tienen hoy en el ciberespacio uno de sus principales escenarios de operaciones.

Podemos poner ejemplos, pero harian falta varios artículos. Por ahora les dejo algunas interrogantes: ¿Cómo comenzaron los disturbios que desencadenaron la llamada Primavera Árabe? ¿Mediante cuáles plataformas se convocaron las primeras manifestaciones en Libia o Siria, que luego desembocaron en sangrientas guerras? ¿Cómo se influye y se altera la economía venezolana con el uso del dólar y demás factores internos?

En el mundo de hoy ya no parece ser decisivo quien da el primer golpe sino, quién da el primer click.

Esperamos haber provocado el debate. Por ahora comparte y difunde. Ninguno de nosotros es tan fuerte como todos nosotros juntos. Nos vemos.    

Escrito por: José David País Santamaría

Referencias y citas:

  1. http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/12/10/los-duros-y-los-cinicos-se-pelean-por-usar-la-internet-como-arma-contra-cuba/comment-page-1/#comment-6202151.
  2. Delgado Díaz, Carlos Jesús (2010) “El desafío de construcción de una ciencia política dialogante”, Presentación en el Panel “Fundamentación filosófica de una Ciencia Política Alternativa”, XIII Taller Internacional Nueva Ciencia Política, La Habana: Facultad de Filosofía e Historia, Universidad de La Habana.
  3. Ibidem
  4. Pogolotti, Graziella (2015) El Estado y la sociedad. Juventud Rebelde, 16 agosto 2015, p 5.
Anuncios

Un comentario sobre “Agresión ciberespacial contra Cuba: más allá de la Task Force

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s