Empobrecimiento HD. Por Javier SánchezGómez  — La pupila insomne

 

En noviembre del 2016 escribí el artículo ¨El disimulado camino del empobrecimiento en Cuba¨ en el que criticaba los precios cada vez más altos de los electrodomésticos de uso básico, tendencia que aleja a grandes sectores de la población de la posibilidad de comprarlos.

En aquel entonces reflejé mi visión:

 ¨Si bien la mayoría de los productos y servicios estatales han mantenido los mismos precios e incluso recientemente algunos alimentos han tenido controvertidas rebajas, las cantidades a pagar por refrigeradores, televisores, cocinas, etc en pocos años se han más que duplicado.

“Un refrigerador mediano en el 2006 costaba entre 400 cuc y 600 cuc con varias opciones, hoy cuando se encuentra un equipo similar como única opción cuesta entre 700 y 900 cuc.

“En esta época de televisores LCD y LED, en el Tercer Mundo todavía se venden televisores de tubo de pantalla a menor precio, entre 150 y 200 dólares.  Aunque los televisores modernos se abaratan cada vez más, muchas personas pobres que no pueden comprarlos al menos disfrutan de la TV en uno tradicional.

(En Cuba) “Las empresas estatales solo importan televisores LCD o LED y recientemente se ha comenzado la fabricación nacional de estos bajo las marcas KONKA, Soyea y ATEC.

“El resultado de esto es que una persona que quiera ver televisión está obligada a pagar 399 cuc por uno HD de 32 pulgadas y 1080 p sin tener absolutamente otra opción. Porque ni siquiera los hay más pequeños¨

Y afirmaba con convicción: ¨La realidad es que este fenómeno nos está haciendo cada vez más pobres en medio de una ilusión de aires acondicionados, televisores de 50 pulgadas y piscinas inflables¨

El objetivo al retomar el tema es reflejar cómo en pocos meses ese proceso de empobrecimiento o ¨pobreza HD¨ se ha agravado de manera inimaginable. En ese tiempo se ha tratado no solo de la desaparición de equipos a determinado precio y la aparición de otros de igual función más caros, sino  de algo aún más radical: La sustitución de espacios de venta de carácter más ¨popular¨ por otros dedicados a ventas ¨de lujo¨.

En el municipio Playa, en La Habana, este fenómeno ha podido verse en varios lugares.

Uno de estos es la tienda Colorama en la avenida 41, la misma que recordaba en el texto Poderes vs Poder popularque años atrás eliminó la venta de alimentos para molestia de los vecinos y  dedicó todo su espacio a vender electrodomésticos, equipos informáticos y efectos de oficina. Al menos era el lugar cercano a donde uno podía ir corriendo si le avisaban que había cajitas digitales, o antenas si ya tenía la cajita, un bombillo o pilas para el mando del TV. Desde hace un año abrieron al lado de esta, otra tienda de electrónica pero exclusiva para ¨modelos de élite¨ de la marca Midea.  Siempre semivacía ya que solo ha tenido un par de lavadoras de más de 400 cuc y uno o dos microondas para todo el espacio. Durante un tiempo se mantuvo la tienda de electrodomésticos ¨normales¨ junto a la costosa y poco variada Midea.

Hasta que la tienda ¨normal¨ desapareció para dar lugar completamente a una tienda de efectos de oficina. Ya había un departamento de útiles escolares y ofimática, pero dejaron de vender todo lo demás para dedicarse exclusivamente a eso. No sé si algún estudio de mercado reflejó que en la zona existe una gran demanda de presillas de colores en vez de ventiladores y batidoras.

Lo cierto es que los vecinos ahora lo que tienen en su barrio es una versión cubana de la cadena Office Depot (que por experiencia de seguro en un tiempo estará vacía), la tienda Midea (tan vacía como siempre) y varios kilómetros más que caminar si quieren comprar una olla arrocera.

El cercano Centro Comercial 5ta y 42 desmanteló su ferretería y departamento de cerámica ¨normal¨ para instalar una tienda de lujo para muebles sanitarios y cerámica de alto standard. Uno junto a otro se exhiben los espléndidos inodoros de diseño, acompañados de losas gigantes que solo servirían para una mansión. Varios súper sistemas completos de mezcladoras y duchas aumentan el muestrario. Todo con el rótulo de ¨Próxima venta¨. Un empleado me dijo que cuando se inicie los precios de las tazas sanitarias serán a partir de 175 cuc la más barata y así van en aumento según el modelo. La antigua y desabastecida ferretería donde se puede comprar una taza por 90 cuc fue reducida y enviada a un contenedor en el parqueo del Centro Comercial.

Algo peor ocurrió en el complejo Le Select en 26 e. 5ta y 7ma donde la ferretería (de las mejorcitas del municipio) fue completamente eliminada para dar lugar a un mercado ¨mayorista¨ Zona +, de compras en gran formato para cuentapropistas y súper consumidores.

Pero si estos ejemplos no fueran suficientes, el último que citaré supera a los anteriores. Unos meses atrás se anunció la apertura en el Supermercado de 3ra y 70 de una tiendaSamsung, dedicada a la venta exclusiva de equipos de la marca. El anuncio fue incluso celebrado por cierta prensa estatal.

Debo confesar que el impacto visual al entrar me recordó el aspecto de las tiendas de celulares y electrónica que he podido ver fuera de Cuba. Pero los que pensaron que una tienda Samsung aportaría realmente alguna opción más de compra o un mejor abastecimiento a nuestro desprovisto mercado no pudieron llevarse una decepción mayor. Lo que se hizo fue eliminar la tienda de electrónica común que funcionaba ahí para dar lugar a la tienda de la marca. En ella se exhiben celulares a precios de 200 a más de 500 cuc. Micas transparentes para proteger las pantallas en 13 cuc y covers para los celulares por 66 cuc adornan la pared. Gigantescos televisores Smart TV de pantalla plana y curva ostentan precios de 4000 a 10 000 cuc.

No había caminado hasta el Supermercado por curiosidad sino buscando un protector de voltaje, de esos de fabricación nacional. Un mínimo protector, no un protector colosal, un pequeño protector que yo pueda utilizar. Le pregunté a un dependiente: ¿Disculpe, dónde pusieron el departamento de electrodomésticos ¨normales¨ que había aquí?

Me respondió con una sonrisa: En ninguna parte…

Nunca he sido un crítico de la riqueza, siempre que no implique el empobrecimiento de otros. Si alguien tiene dinero para comprar un TV por varios miles de cuc no hay ningún problema en que haya un tipo de tienda donde pueda hacerlo. Siempre he pensado que el problema no es el enriquecimiento sino el empobrecimiento. El problema mayor es cuando una cosa va acompañada de la otra.

Ejemplos como los descritos nos vuelven más pobres en la medida en que no se construyen nuevas tiendas, sino que se eliminan o reducen a las que con dificultad el promedio de los ciudadanos puede acudir para sus necesidades básicas, y las sustituyen por otras solo al alcance de una ínfima minoría. Que para los ¨nuevos ricos¨ no se creen espacios nuevos, sino que los ideados para ellos desplacen a las pocas ofertas a las que puede alcanzar el pueblo. Sin olvidar que cuando se habla del promedio de la población, hay que dejar fuera a una parte de esta cuya economía no le alcanza ni siquiera para llegar ahí.

Por eso acciones como las tomadas en tiendas comoColorama, 5ta y 42 , 3ra y 70, Le Select en vez de traernos verdadera prosperidad, nos empobrecen. Porque nos dificulta más en lo práctico y geográfico encontrar lo que la mayoría necesitamos.

¿En qué estarían pensado los tecnócratas que tomaron esas decisiones? ¿Qué tipo de mentalidad guía sus acciones? ¿En qué sociedad se formaron? El ¨rentismo¨ puede ser económicamente rentable, pero en el socialismo no basta con eso, se tiene que ser también socialmente rentable. Esa herramienta que es la Conceptualización dice al respecto:

¨308. Se aplican políticas que toman en cuenta el carácter de las necesidades que satisfacen los diferentes productos y servicios y el interés social de estimular o desestimular su consumo¨

  1. Esta diversificada la red comercial, con ofertas de bienes y servicios que aseguran la calidad y nivel de vida, de acuerdo con las posibilidades de la economía y las características de cada territorio, incluidas las tecnologías modernas de comunicación, información y esparcimiento, al tiempo que se fomenta una cultura de consumo racional en correspondencia con los valores de nuestra sociedad¨

Quisiera cerrar estas líneas con un fragmento del texto satírico El nacimiento de un tecnócrata que publiqué hace un tiempo, pues creo que completa una descripción necesaria para esta historia de inodoros de 300 cuc y televisores de 10 000, pero donde uno no encuentra lo que busca ni lo que puede comprar:

¨A veces el tecnócrata avanza, diseña, ejecuta en pos de la eficiencia, de la rentabilidad, de recuperar la inversión, tanto, tanto, que hay que traerlo de nuevo al terreno del socialismo pues ya andaba trotando alegremente por el jardín del capitalismo.  Porque por suerte a veces, junto a él, hay un tipo que tiene suficiente de tecnócrata como para entenderlo, pero también de partidista, con algo de intelectual y hasta de político¨

Ya sabemos lo que pasa cuando a veces esa suerte falla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s