LAS SILLAS DONDE ALGUNOS SE ACOMODAN HOY.

Por eugeniocruz

Cuando comencé a escuchar las canciones de Silvio Rodríguez, siempre me agradó descubrir realidades que se amoldaban a vivencias y conflictos que, mientras desandamos la vida, vamos encontrando. Fue ante esa coincidencia grata, que le atribuí al poeta – cantor, una especie de don para encajar sus versos en la realidad de otras personas y de otras épocas.

Ahora, en medio de tiempos difíciles y justamente cuando más se precisa de ciertos escudos que protegen contra la desidia y el desgano, ahora que algunos prefieren el borde del camino; la cómoda sombra desde donde hablan y esparan para sumarse al partido de los que más les paguen, pretendiendo ser y no ser (lo cual si es un problema) me viene a la mente la “Historia de la Silla”, genial composición llena de símiles y mensajes rotundos, que bien pudo haber sido escrita para el presente, pues se me antoja que el “camino”, con sus abrojos de escases, complejidades ideológicas e incluso éticas, no estuvo nunca tan amenazado por las “sillas” en cuyos respaldos se pueden leer invitaciones peligrosas a flaquear y hacer del egoísmo y el triunfo personal por sobre todo, las opciones más cómodas en contraposición al sentimiento solidario y colectivo de los que deciden no apartarse del sendero e ignorar los asientos.

Aquí la letra, que no por conocida, está demás recordar:

En el borde del camino hay una silla
la rapíña merodea aquel lugar

la casaca del amigo esta tendida

el amigo no se sienta a descansar

sus zapatos desgastados son espejos

que le queman la garganta con el sol

y a través de su cansancio pasa un riego

que le seca con la sombra el sudor

En la punta del Amor viaja el Amigo

en la punta más aguda que hay que ver

esa punta que lo mismo caba entierra

que en las ruinas que en un rastro de mujer

es por eso que es, soldado y es amante

es por eso que es, madera y es metal

es por eso que lo mismo siembra rosas

que razones de banderas y arsenal

El que tenga una Canción tendrá tormenta

el que tenga Compañia soledad

el que siga buen camino tendrá Sillas

peligrosas que lo inviten a parar

Pero vale la Canción buena tormenta

y la Compañia vale Soledad

siempre vale la Agonia de la prisa

aunque se llene de Sillas la verdad

 

Anuncios

2 comentarios sobre “LAS SILLAS DONDE ALGUNOS SE ACOMODAN HOY.

  1. Otro comentario que dejé en el http://segundacita.blogspot.com/2017/06/la-primera-via-o-la-revolucion.html para fomentar el debate entre revolucionarios,
    Maestro usted siempre se ha ganado la vida con su arte, su pensamiento y su conciencia por ello lo respeto y lo admiro. Pero hay mucho que se ganan el dinero escribiendo para otros, bajo el manto de supuestas posiciones de izquierda; lo que he dicho en mis comentarios anteriores son referido a la impresión que me deja el artículo que se dice de izquierda pero deja unas dudas muy ponzoñosas, ¿Por qué lanzar rumores de dirigentes burócratas que hablan a la Asamblea? me refiero al autor, no tener el valor de denunciarlo públicamente, eso de lanzar ataques indirectos para crear posiciones confusas y que las personas no entiendan, no es honesto y repito me refiero al artículo, no a usted a quien respeto y admiro y quisiera poder un día entablar conversación sobre estos temas quizás en un Dialogar, Dialogar en el Pabellón Cuba, en la sede de la AHS podamos hablar de estos temas y no sólo en este grandiosos espacio digital

    Me gusta

  2. Aquí dejo un comentario que envié a http://segundacita.blogspot.com/2017/06/la-primera-via-o-la-revolucion.html por si no me lo publican lo pongo aquí, por supuesto se refiere a este artículo:

    La primera vía o la revolución democrática en Cuba
    Maestro vuelvo a comentar en su blog como un joven revolucionario de izquierda, preocupado y ocupado por el futuro de la Patria. Al leer este texto voy entendiendo mucho más a esa corriente centristas que critica la Revolución pero se distancia del sacrificio para seguir construyéndola. Se dice en este artículo que no ve el centrismo por ninguna parte y a mi juicio muy personal yo preguntaría ¿Cómo es posible escribir en medios donde la política editorial tiene líneas dirigidas a cuestionar constantemente las decisiones que se toma en las instituciones de la Revolución, dónden sembrar la duda, crear incertidumbre o correr rumores es práctica cotidiana?; eso ¿Es ser Revolucionario? me pregunto yo ¿Será de izquierda? creo que esa brújula está desmagnetizada.
    Los revolucionarios llamamos las cosas por su nombre; esto que plante el autor “Los que defendemos el socialismo no queremos más poder que el de participar, no sentimos ninguna clase de odio por la generación histórica ni clase alguna de amor por los burócratas que hablan a los diputados de la Asamblea Nacional como si fueran pioneros en un matutino”, esto no es de un revolucionario, no es de un patriota, detrás de esa pluma se esconde algo más o falta valor, se dice que no conoce a los centristas, pero si conoce a los burócratas que hablan a los diputados, me gustaría saber quiénes son. Estas palabras me dejan un sabor a duda e incertidumbre y eso tiene otro nombre y no es precisamente ni patriotismo ni Revolución.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s