Un momento de vigilia perpetua

Estamos en un momento de vigilia perpetua, en que la pupila insomne de Villena tiene que estar más cerca de nosotros, quizás como nunca antes; para salvar la patria de la impaciencia de algunos, del deslumbramiento de otros, de la ignorancia de unos cuantos quese dejan confundir con palabras engañosas y nocivas. Hoy más que nunca debemos divulgar, en una constante relectura, lo que dice José Martí en “La verdad sobre los Estados Unidos”. Mucho tenemos que hacer los jóvenes de hoy desde esa motivación martiana.

Creo que hay que seguir leyendo ese texto e interpretarlo desde el contexto actual, porque lo que Martí nos dice en “La verdad sobre los Estados Unidos” es realmente extraordinario.Quiero citar un fragmento que nos va a ayudar a desenmascarar las pretensiones históricas de los círculos de poder de los Estados Unidos contra Cuba, el interés expansionista y de dominación; de los partidos políticos que en histórica pugna han obedecido los intereses de un sistema donde da igual sin son demócratas o si son republicanos, al final, son los intereses del capitalismo los que determinan; es el orden, es el sistema, es ese conjunto de componentes que tienen en el capital, en el dinero, las transnacionales, lo que precisamente hace mover la política de los Estados Unidos, su sistema en sentido general.

Dice Martí en “La verdad sobre los Estados Unidos” algo lapidario, de una trascendencia enorme:“(…) pero no augura, sino certifica, el que observa cómo en los Estados Unidos, en vez de apretarse las causas de unión, se aflojan…” Martí se está dando cuenta que lo que se va moviendo en los Estados Unidos no son factores que buscan la unidad, porque está estudiando las diferencias entre el norte y el sur de los Estados Unidos, porque Martí está viendo la desigualdad, la injusticia, como en vez de resolverse los problemas de la humanidad, en la sociedad norteamericana, se reproducen.

Desde entonces, lógicamente, un sistema capitalista, un sistema donde el monopolio está sentado como un gigante implacable, es incapaz de resolver los problemas de la humanidad, problemas que han crecido, se han agudizado, han llegado al siglo XXI, y se siguen reproduciendo. Por eso también el Comandante en Jefe Fidel Castro dijo en innumerables ocasiones que el orden económico, político, social, cultural que representa el capitalismo es insostenible, es incapaz de resolver los problemas, y capitalismo al fin, los reproduce a una gran escala.

Martí se está dando cuenta de esto y lo dice en “La verdad sobre los Estados Unidos” sobre la base de la crítica fundada en el ejercicio del criterio, y del electivismo como método filosófico. Martí elige para integrar de acuerdo a la realidad, y nos da los elementos, nos pone sobre la mesa los elementos que identifican, que distinguen, que nos van mostrando a los Estados Unidos en su esencia. Y recordemos que al inicio de este texto, Martí deja claro que, si bien no hay que exagerar las faltas de los Estados Unidos por negarles toda virtud, éstas no se deben esconder o pregonarlas como virtudes. Martí nos da una especie de equilibrio en esa idea inicial, pues era y sigue siendo preciso que se conozca la verdad sobre los Estados Unidos.

Hay que desentrañar ese modelo, ese sistema que no es el que Martí quiso para Cuba, para nuestra América. Por eso hace estas importantes reflexiones. Dice Martí que: “(…) en vez de amalgamarse en la política nacional las localidades propias de los Estados Unidos, la divide y la enconan; en vez de robustecerse la democracia, y salvarse del odio y miseria de las monarquías, se corrompe y aminora la democracia, y renacen, amenazantes, el odio y la miseria.” Los “paladines de los derechos humanos”, los que preconizan una democracia verdadera, una democracia real, una democracia ejemplo o paradigma, los que se abrogan el derecho de decir que en Cuba hay un sistema unipartidista y que ellos tienen una democracia pluripartidista —como dijo el ex-presidente de los Estados Unidos en ese discurso al que hicimos referencia— desconocen la verdadera esencia de Cuba, su realidad, su sistema; ellos mismos no la conocen, no son capaces de entender nuestra esencia humanista, ética y antimperialista.

No en balde Martí tiene que fundar y crear en Cuba un partido, el partido de la Patria, el partido de la nación cubana, el partido que estuvo movido no por lo que un grupo ambicionaba, sino por lo que un pueblo quería. El Partido Revolucionario Cubano es el pueblo cubano, y por eso Martí, asegurando la independencia de Cuba, necesitaba, así también nos lo dice, fundar una república en la que la ley primera fuera el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, de la mujer, del ser humano, y cuando desentrañamos ese concepto nos damos cuenta cómo Martí está haciendo; desde esa percepción, desde esa visión de cuál debía ser nuestra primera ley; la crítica al modelo democrático de los Estados Unidos, capitalista, burgués, representativo, en definitiva falso.

(…) Y no cumple con su deber quien lo calla, sino quien lo dice. Ni con el deber de hombre cumple, de conocer la verdad y esparcirla; ni con el deber de buen americano, que sólo ve seguras la gloria y la paz del continente en el desarrollo franco y libre que sus distintas entidades naturales; ni con su deber de hijo de nuestra América para que,—y he ahí las razones de las características que al inicio exponíamos— por ignorancia, o deslumbramiento, o impaciencia, no caigan los pueblos de casta española, al consejo de la toga remilgada y el interés asustadizo, en la servidumbre inmoral y enervante de una civilización dañada y ajena. Es preciso que se sepa en nuestra América la verdad sobre los Estados Unidos.

Autor: Yusuam Palacios Ortega

Anuncios

Un comentario sobre “Un momento de vigilia perpetua

  1. Siempre regresar a Martí, no como una moda, o como una consigna, hacerlo con la lectura reposada y la habilidad de interpretar sus ideas, que no se es martiano por decirlo, solo es posible evocar su nombre si alguna vez bebimos de sus textos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s